lunes, 9 de mayo de 2022

La honradez de Escribano

Nadie, en sus cabales, diría que la empresa de Manuel Escribano de encerrarse con seis toros de Miura en Sevilla fuera a ser fácil, pero la actitud del torero de Gerena durante toda la tarde, defendiendo la verdad de su tauromaquia, marcada por la honradez consigo mismo, con portagayolas, banderillas y quites variados, dentro de la complicación de los toros que le cayeron en suerte está por encima de toda duda. 

Sólo pudo pasear una oreja, del 5º Miura, el toro sin duda de la corrida, de nombre Remontista y con el que se vivieron los mejores momentos de la lidia, un toro al que Manuel Escribano toreo muy bien por ambas manos, primero con la mano derecha con mucho temple y luego al natural, en donde se vivieron los momentos más importantes de la faena. La colocación de la espada que dejó fulminado al toro, quizás un poco desprendida, pudo ser la causa en la que se amparó el palco en esta ocasión para no conceder la segunda oreja. Las cosas de la Presidencia de Sevilla que es capaz de dar orejas de pueblo en otras tardes y ponerse seria en los días en los que hay que saber valorar de otra medida y con más condescendencia lo que ocurre en el ruedo.

Mención aparte merecen las cuadrillas, debiendo de destacar que el matador compartió banderillas con José Chacón  y con Fernando Sánchez en el tercero y de nuevo con el banderillero toledano en el quinto, destacando el gran par que puso en el tercero. Importante igualmente fue el tercio de varas, donde casi todos los toros fueron puestos con distancia donde destacaron Manuel Jesús Ruiz Román y Manuel Quinta.

La honradez de Manuel Escribano fue reconocida por el público toda la tarde, ya desde que apareció vestido de blanco y oro con bordados granas por la Puerta Principal antes de hacer el paseillo o cuando lo sacaron a saludar al tercio o hasta en las tres ocasiones que se fuera camino de chiqueros. Esas  mismas ovaciones lo despideron cuando caía la tarde y el torero salía por su pie por la misma puerta. Tras cruzarla se cerraron los festejos de la feria taurina sevillana.

Fotografía: Pagés


domingo, 8 de mayo de 2022

Morante en estado de gracia


 

Morante esperaba apoyado en las tablas a que Lili le cambiara los terrenos al toro, en una estampa antigua que generaban comentarios de desaprobación de algunos en los tendidos, como esperando la enésima morantada, sobre todo por parte de un público ocasional, de sábado de feria que espera que le toque la lotería jugando sólo un boleto en la vida y desesperaba con el torero de la Puebla deseando un nuevo tropiezo y una bronca como la del segundo de la tarde.  Cuando Lili por fin, le dejó el toro en suerte, pocos de los que allí estaban daban un duro por este sobrero de Garcigrande que sustituía al Torrestrella titular, y en eso empezó el trasteo por alto y ya en el tercer pase la plaza era un clamor, que esperaba que llegara lo que tantas veces se esboza y no llega. Pero esta vez no era así, rompió la música a sonar, con Cielo Andaluz, y se empezó a forjar la faena que desde entonces, ya no sabemos si ocurrió o por el contrario fue producto de nuestra imaginación. La faena más rotunda de Morante en Sevilla al menos en el siglo XXI, naturales eternos, un cambio de manos colosal, toreo en redondo inacabable, carteles de toros que levantaban a la gente en los tendidos, manos en la cabeza de incredulidad, miradas que se buscan, y Morante mientras tanto cincelando el toreo con mayúsculas. Y así seguía la faena, con un toro que vendía sus embestidas caras, pero que más caro era el torero que tenía delante, que gran toro este Ballestero que esperaba en los chiqueros, para que lo modelara el genio de la Puebla, poniendo los muslos en el sitio por donde la verdad pasa, Morante en estado de gracia. La faena no es que sea la faena de la Feria, sino que será para siempre la faena de Morante, quizás el último genio de la tauromaquia, esa con la que ya soñamos en el recuerdo, esa que aún se engrandecerá más con los años, el hito inolvidable que borró de un plumazo todo lo que había ocurrido hasta ahora, una faena de dos orejas, que hacía que la gente saliera toreando de la plaza casi una hora más tarde.

Foto: Pagés


sábado, 7 de mayo de 2022

Criterios de Don Criterio


Con los criterios de Don Criterio -el Presidente- quiso arreglar en el sexto, aquello que él mismo, empezó desarreglando en el tercero, cuando premió excesivamente con dos orejas una faena de Roca Rey que en otros tiempos no hubiera pasado de una, tras la petición mayoritaria del público. Y así, la corrida terminó con un ruedo regado de almohadillas ante el escándalo de negar la presidencia una faena para lo que el respetable había pedido de manera mayoritaria la oreja que permitía la gloria de la Puerta del Principe para el peruano. Las concesiones baratas del palco de Sevilla, traen hoy el dique de contención de no premiar aquello que se ha estado concediendo desde que empezó el ciclo continuado de festejos. Como alguien dijo en la azoteilla en un corro de aficionados el palco de Sevilla, parafraseando el argot futbolístico, bien merece una nevera. 

El de la Puebla, venía vestido con un precioso terno malva y oro, cuya tonalidad nos traía recuerdos de San Lorenzo, pero cuando inició la faena al cuarto Morante se revistió de Sevilla vestida de luces, esto es de Pepe Luis, en este año de su centenario cuando citó al toro de Cuvillo con el "cartucho de pescao". Cuentan que el Sócrates de San Bernardo iniciaba así sus faenas por que escuchó a su abuelo que así iniciaba las faenas El Espartero. Cuando citó con el cartucho nos acordamos de aquel otro de hace 22 años, cuando con dos orejas de verdad en el esportón, el de La Puebla salió dispuesto a abrir la Puerta del Príncipe, pero cambió la gloria por el hule. 

Ayer, nos dejó la impronta de su toreo al natural, mientras, hoy sí, la Banda desgranaba los sones de Gallitoy tras un cambio de manos sublime, el toro se rajó y como manso buscó los terrenos de chiqueros. Aquello no fue óbice para que el torero cigarrero se fuera allí con él y dejara para siempre los detalles de su torería añeja al hilo de las tablas -bebiendo de las fuentes gallistas- y terminara matando al toro trocando los terrenos en un recurso que recordaba otros tiempos. La espada cayó trasera pero el toro cayó fulminado. La plaza se cubrió de pañuelos blancos y el palco concedió una oreja que paseó Morante en una solemne y entregada vuelta al ruedo. En aquel momento nadie se acordaba de la faena por la que un rato antes el palco había concedido dos orejas a Roca Rey.

Juan Ortega no estuvo fino, y sólo nos dejó detalles de su tauromaquia ante dos ejemplares de Cuvillo que quizás guardaban más de lo lo que mostraron.

Tristemente la tarde pasará a la historia por aquella en que el palco privó a Roca Rey de salir por la Puerta del Príncipe, por el criterio sin criterio de un Presidente que premió en exceso algo que no había necesidad y quiso corregir en el sexto lo que él mismo ya había organizado, siendo contrario a la petición mayoritaria del respetable. 

Foto: Pagés

jueves, 5 de mayo de 2022

Quo vadis, Sevilla?

 

En la azoteilla que da acceso a los tendidos altos en los momentos previos al paseillo, se reunen los cabales de todos los días para comentar lo que llevamos de Feria. Comentarios a favor de toreros como Tomás Rufo o de Daniel Luque, de quien sorprende que no llenara la tarde anterior tras su Puerta del Príncipe con los toros de El Parralejo. Todos coinciden mayoritariamente en que no hay afición, la que va de la mano de los abonados, y que con esto, se ha terminado fomentando un público festivo que viene sólo al reclamo del cartel de las figuras. Así está esto, por lo que cada vez es más complicado fomentar la fiesta desde abajo. Sevilla ahora es una plaza de abono, donde se prima al público ocasional, frente a la antigua plaza de temporada, con corridas y novilladas desde abril a octubre. Es la fiesta que nos ha tocado vivir, la que nos hace preguntarnos hacia donde va la afición de Sevilla sin olvidarnos del palco presidencial, quizás antes más plural, pero con sensibilidad para defender la categoría de la plaza.

Sin afición, esto es una quimera en manos de quienes manejan los hilos de la tauromaquia. El público de farolillos, de copa y clavel, ocasional es el que ha tomado los tendidos maestrantes, por lo que las exigencias -también por parte de quienes presiden el palco- son mínimas e importa muy poco la colocación de una espada para la concesión de trofeos, que se han vuelto en este año cada vez más baratos, y así, casi sin exigencias, llevamos cuatro Puertas del Principe en menos de una semana. La última ha sido la de EL Juli, al que no se le pueden negar su manera de torerar en esta temporada, su afición es inabarcable, pero al que se le conceden excesivamente dos orejas en su primero tras una estocada trasera, en la suerte de su creador. Y así con el cerrojo entreabierto, lo cortés no quita lo valiente, dió una lección de pundonor y mando con el toro de Garcigrande, pero tras un pinchazo y otra estocada trasera, le valdría otra oreja que le permitiría la séptima (o sexta efectiva) Puerta del Principe.

Otra oreja (muy barata) y sin petición mayoritaria cortaría Manzanares en el quinto, un toro al que recetó una estocada desprendida (por ser generosos) y al que toreó muy por debajo de lo que podríamos esperar. Pablo Aguado no tuvo suerte, pero para siempre quedará en nuestro recuerdo las verónicas con las que recibió al sexto, quizás de lo mejor, sin duda, que vimos ayer.

Foto: Pagés


miércoles, 4 de mayo de 2022

Orejas baratas


 

Cuando nos encaminábamos a entrar en la plaza, el cielo color panza de burra se recortaba a través de la antigua reja de forja - obra de Pedro Roldán del convento de Regina (Angelorum)- por la que acceden a la plaza quienes entran por la Puerta el Príncipe. La Giralda, parecía una transfiguración blanca sobre la oscuridad de la tormenta y la Santa Juana -ahora Giraldillo- marcaba con su palma a Alcalá. La tarde, una vez más se metía en agua, pero a diferencia de la tarde anterior, no había ni la mitad de la afluencia ara un Martes de Farolillos de esta Feria larga en cuanto a lo feriante  y con carteles rematadísimos en cuanto a lo taurino. Quizás este cartel, con toros de Juan Pedro-Parladé era una isla en medio del oceano de los carteles rematados y eso hizo, que muchos habituales lo dedicaran a pasar el día en familia en Los Gordales, y que en la plaza hubiera mucho público ocasional en medio de mucho ladrillo.

La corrida de Juan Pedro-Parladé fue más de lo mismo del Domingo de Resurrección, no llegamos esta vez a escuchar el grito en la grada de "¡Juampedro,veta ya!" pero no es menos cierto que los dos ejemplares de Parladé tuvieron más transmisión, dentro de su descastada condición, que sus parientes del hierro de Veragua. Ya sólo queda una más de la divisa de Lo Álvaro para San Miguel.  Y en medio de todo tres toreros, Daniel Luque, que volvía tras la Puerta del Príncipe de hace unos días, y a la que por suerte hubo algunos aficionados que tuvieron el gesto de sacarlo a saludar tras su gesta y que estuvo comprometido con el cuarto, en quizás lo mejor toda de la tarde, y que curiosamente se quedó sin trofeo, en esta plaza que esta temporada se dan tantas orejas baratas. 

Baratas -incluso muy baratas- fueron las orejas que cortaron Álvaro Lorenzo y Ginés Marín, a los toros de Parladé. Álvaro Lorenzo estuvo aseadito con el quinto, incluso haciendo que la música sonara -con Agüero- cuando tenía que sonar, lo que últimamente ya es noticia, pero aquello no subió el nivel y al final una estocada corta, tras unas bernardinas de fin de fiesta, hace que el toro caiga, y con menos pañuelos en comparación que otros días el mimso presidente concediera una oreja, las cosas... A Ginés Marín le tocó un sexto toro, con un punto de genio, al que sometió en los terrenos de chiqueros, y donde se hartó de darle pases, incluso alguo hasta mirando a los clarineros, mientras hubo quien llegó a destrozar un fandango (imaginamos que por los efluvios de los caldos y destilados de la comarca de Jerez)... Tras una estocada cortó otra oreja de esas que no pasaran a la historia, en esta tan baratata en cuanto a trofeos -y alguna que otra Puerta del Principe-,Feria de Abril.

Foto: Pagés

martes, 3 de mayo de 2022

Tomás Rufo, sol en medio del diluvio


La tarde bajo el diluvio tuvo un nombre propio, Tomás Rufo, el sol que iluminó las tinieblas y que paró la tormenta que resonaba sobre las arcadas del coso del Baratillo, con el empaque del temple y la naturalidad. Puede que la Puerta del Príncipe fuera un poco justa, después de la estocada caída que le recetaría al sexto, tras haber entrado previamente a matar o a morir en los enfangados terrenos del Tendido 3 y salir tras la espeluznante voltereta, despedido por el barro con el toro haciendo hilo tras él. Pero la emoción había embargado los tendidos, y el Presidente concedió la segunda oreja que posibilitaba la salida a la gloria del Paseo Colón con el atardecer de Triana, que para esa hora ya se había despojado de los nubarrones cárdenos y regalaba los tonos pasteles -anaranjados y rosados- del Aljarafe. No debemos olvidar sus excelentes maneras con el capote, acompañando la embestida con la cintura y llevando en las muñecas pura seda. Hubo alguna verónica que fueron eternas, y que se han quedado para siempre en las retinas de quienes lo vimos cuajarlas sobre el embarrado albero y por supuesto las dos faenas de muleta, la primera en los terrenos de chiqueros bajo un diluvio y la segunda llena de empaque y torería, demostrando que en su debut venía a torear en Sevilla y con la mente puesta en empresas mayores. El toledano ha entrado en Sevilla y eso no es fácil.

La tarde, además, tuvo sus teclas, con un Juli que toreó con maestría bajo el diluvio y con el viento como mayor enemigo en su primero, y que en su segundo dio una lección de entrega y poder bajo la lluvia, muchos más erguido que en otras ocasiones, y dejando un poso de armonía y la suavidad ante un buen toro de Victoriano del Río. Y un Roca Rey que estuvo enorme con el quinto, pero la espada le robó el triunfo. Tejera tampoco estuvo atinada y dejó la faena del peruano en la música callada del toreo.

La corrida de Victoriano del Río fue sin duda la corrida de lo que llevamos de feria, y quizás su buen juego se vió empañado por el estado de algunos puntos del ruedo, pero aún así hubo algunos toros de mucha nota.

En medio del diluvio salió el sol, y con él astro rey, el arco iris de los matices de un torero que se llama Tomás Rufo.

Foto: Pagés

domingo, 1 de mayo de 2022

Pobrecito salva a Victorino


El mano a mano entre extremeños, forzado por la baja de Emilio de Justo, no tenía en la competencia entre ambos toreros su fuerte y sólo Ferrera le hizo algún quite a toros de Perera. Como detalle, ni siquiera el público invitó a los toreros a salir a saludar al tercio tras romperse el paseillo. Y si observamos alguna competencia fue en las cuadrillas, como ocurrió en el tercio de banderillas que habían regalado Fernando Sanchez y José Chacón en el primero en el que ambos se llevaron una de las ovaciones de la tarde. Antonio Ferrera, sacó el capote azul que para dar visibilidad al autismo, que ya sacara anteriormente en su compromiso ante los victorinos en Valencia y que parece ser que no será un hecho aislado en la temporada del torero de Villafranca. 

La corrida de Victorino, hasta que salió el quinto iba de mal en peor, y salvo el tercero, que regaló algunas buenas embestidas, que fueron aprovechadas por Ferrera, pareciera que en la vacada de Las Tiesas hubieran echado agua al vino. La tauromaquia de Ferrera, ha terminado siendo algo sui-generis, pero no es menos cierto que mantiene la atención en la lidia, ya sea en el caballo -aunque se empeñe en ponerlos en una distancia exagerada- en los quites o en la verdad de su muleta. Otro gallo sería el asunto de como mata los toros, en esa suerte de matar al paso. En este asunto no debemos de olvidar el asunto de invitar en el brindis a Joaquín a pisar el ruedo maestrante, asumiendo el torero el pago de la previsible multa. 

La faena al tercero, donde brilló a natural, quedó sólo en petición ante la negativa presidencial de otorgar la oreja ante una sombra en la que no había mayoría de pañuelos.Y en el quinto, de nombre Pobrecito, un grandísimo toro, hijo de Cobradiezmos, con una embestida de las que llaman mejicana y que hubiera merecido quizás el pañuelo azul desde el palco, Ferrera, sólo cortó una oreja ante el fallo a espada en su primer intento, a pesar de quedarse en la cara empujando el estoque y salir con la talequilla destrozada. En este toro la sobreactuación del matador en determinados momentos empañó la verdad de su toreo, que destacó desde el ramillete de verónicas de inicio o en grandiosos naturales metido entre los pitones. Tras un mitin con la alguacililla, que no estaba para entregar la oreja, dio dos vueltas al ruedo, la segunda por su cuenta. Pobrecito nos salvó de una victorinada infumable.

De Perera poco podemos contar, salvo la faena al sexto, que lo cogió de mala manera, aguantando hasta el final de la misma y pasando a la enfermería donde le diagnosticaron dos cornadas en la zona lumbar. 

La Presidencia, en nuestra opinión, hoy estuvo correcta para mantener el nivel de la plaza, frente a un público festivo que ocupaba los tendidos. Esperemos que se mantenga el nivel ahora que llegan los días de Farolillos. 

Foto: Pagés



sábado, 30 de abril de 2022

Público vs excelencia

 


Tras la apoteosis de la corrida de El Parralejo, de origen Jandilla, se anunciaba un festejo con la ganadería del hierro de la estrella para Morante, Diego Urdiales y Manzanares con un no hay billetes en las taquillas.Esto último es a veces un arma de doble filo, pues como alguien me definió un día el público de una tarde de toros, el porcentaje de los que no se enteran de lo que pasa en el ruedo se incrementa y mucho, y no tienen porque entender la excelencia de lo que ocurre en el ruedo. Si a esto se le suma, una falta de sensibilidad de la banda que con determinados toreros suele tocar a destiempo o un presidente que mantiene en el ruedo un toro con un problema en la vista, que el gran público no tiene porque apreciar o que cuando llega una faena excelsa de Morante no tiene sensibilidad alguna y parece que cuenta los pañuelos para no dar un trofeo a todas luces merecido. Para el gran público lo más reseñable de la tarde fue el largo brindis de Diego Urdiales a Joaquín (como se escuchó en un tendido no un jugador del Betis, sino el jugador del Betis), la oreja del consentido Manzanares al sexto y que Morante había moranteado para mal toda la tarde, y que al cuarto no lo había querido ver, alguno ya si eso te comentaba de las verónicas de Urdiales .

Así que está claro, para el público ocasional, ese que  nunca llega temprano, se levanta a destiempo, entra varias veces al caballo de las copas para que le pongan un pullazo a 9 € la copa normal y a 12€ la copa premium y que incluso alguno se permite el lujo de casi derramarla en el sufrido especador de delante al ir a subir, por donde mejor considera, no se le puede hablar de excelencia. 

La excelencia de saber ver a Morante, con un compendio de tauromaquia completa, variadísimo con el capote, ya fuera a la verónica o por chicuelinas, desempolvando viejar suertes como la revertina o las verónicas de manos altas, o el sabor de la musica callada del toreo mientras dibujaba naturales llenos de gracia, que sólo fueron correspondidos por Tejera en la última serie con los sones de La Giralda. Faltó la sensibilidad para corresponder a la magnífica clase de toreo clásico de Urdiales -no se puede torear con más enjundia y más verdad- y se premió con una oreja barata, para los tiempos reales de la tarde, la mediocre faena de Manzanares al sexto, -que de haber entrado la espada hubieran sido pedidas las dos-,al que en otros tiempos hubiera desorejado por derecho como muchos aún esperan que vuelva a torear, ante el posiblemente mejor toro de la tarde. Desgraciadamente la excelencia está reñida con los públicos, porque éste cada vez es más ocasional y con ello menos aficionado.

Foto: Pagés/Toromedia




viernes, 29 de abril de 2022

La sangre y la gloria

La ilusión de todo ganadero sevillano es que un toro le embista en la Maestranza, y ayer hubo un toro con la divisa Verde Betis y Oro que era para soñar el toreo, con una embestida en que hacía bueno su nombre, Dulzón, pues era dulzura lo que regalaba por ambos pitones. Ese toro con el que soñaba que un día le saliera a D. José Moya Sanabria, el recordado ganadero de El Parralejo, y que le tocó en suerte a Perera que aunque cortó una oreja estuvo por debajo de las condiciones del toro.

Precisamente a Dulzón, le haría Daniel Luque, un quite por ajustadísimas gaoneras que fue  tarjeta de presentación para lo que habría de venir después, ante un toro, tan distinto al anterior, al que dominó con su muleta. El toro llevaba ese peligro sordo que engañaba y cuando mejor lo estaba toreando le echó mano al torero de Gerena, al que le dio una soberana paliza, en unos segundos interminables en que los pitones buscaban el pecho del torero.
 
Se levantó con la taleguilla del precioso terno verde y azabache hecha jirones y manchada de sangre, y aún dolorido, siguió toreándolo como si fuera bueno.La estocada, que de momento es la estocada de la Feria, fue de efectos fulminantes, a lo que conjugado con la faena puso en manos de Daniel Luque una oreja. Tras pasearla por el anillo, pasaría a la enfermería, de la que saldrían para iniciar la faena del sexto.
 
El sexto era otro toro por el que en principio nadie daba un duro, salvo el torero, que lo brindó a la plaza. Fiel a su estilo, lo domeñó, sacando lo mejor de su repertorio, con un enorme circular, que aún lo está dando y que puso en pie a la plaza para relatar con la traca final de las luquesinas. La.estocada, en buen sitio, no fue tan fulminante como la anterior, lo que no fue obvice para cortar las dos orejas y abrir la Puerta del Príncipe.

Daniel Luque mostró su mejor versión, conjugada con la sangre y la gloria y que le permitió cumplir el sueño de ver a hombros el atardecer de Triana.

Foto: @arjona

jueves, 28 de abril de 2022

Chismoso, el sol de los gitanos

 

Era una tarde de abril, de esas que en la solanera el sol pica, y de pronto una nube cardena, en medio de la luz dorada, rompe a llover con eso que algunos llaman la lluvia de los gitanos. Chaquetas empapadas, las colgaduras -cada vez más descoloridas por cierto- como toldos sobre los sillones de tendido y las almohadillas sobre las cabezas...mientras sobre la bóveda celeste de la Maestranza un arcoiris recorre de sombra a sol toda la plaza.
En medio de todo esto, Chismoso rompe a embestir, en la muleta de Alfonso Cadaval, suenan los bieeeeen en los tendidos altos, gente que espera, que ve que el toro tiene transmisión, un bravo de esos que a veces son armas de doble filo. Alfonso se acopla, Suena la música, Tejera rompe con el pasodoble de Rafa Serna, Cadaval intenta templar la embestida, que pide mando a la par que suavidad para llevarlo más despacio, sorprende por momentos para bien el torero de Triana afincado en Utrera, que le ha salido una papeleta, de esas por las que muchos suspiran, la verdad del toreo, ese toro que te puede encumbrar para bien o mandarte a tu casa, y más cuando se trae tan escaso bagaje, y la alegre embestida del de Santiago Domecq, que pide más... El torero entra a matar, más con el corazón que con la cabeza y deja un pinchazo hondo que basta.Muchos se miran en los tendidos, algunos se preguntan si habrá sido uno de los toros de los que nos acordaremos el lunes sin resaca tras los Miuras, -¿habrá sido Chismoso el sol de los gitanos que brilla tras la tormenta de lo insipido?-  se concede una oreja al torero y una ovación fortísima en el arrastre al toro que bien hubiera merecido haberse ido sin las orejas, quizás en otras manos, -o quizás no-, no lo sabremos nunca. Ojalá el premio le sirva a Alfonso Cadaval, -que venía vestido con un terno que recordaba al de su amigo Pablo Aguado-, que en el sexto, quien sabe si hubiera podido hacer más, y al que le tocó un lote de esos que hacen cabilar en la soledad del torero.
 
Foto: Pagés/Tauromedia
 
 

lunes, 25 de abril de 2022

Vienen pidiendo más

 
La tarde andaba condicionada por lo vivido horas antes por el glorioso Real Betis Campeón, alguna que otra bufanda, corbatas béticas y chaquetas de tonos verdes se vieron por los tendidos. El helicóptero daba vueltas sobre el Baratillo, a veces permaneciendo en exceso como queriendo vislumbrar desde la altura la faena encimista de Esaú o la torería de Javier Jiménez. La tarde anunciaba a seis toreros sevillanos, que piden más pero que sólo han podido conformarse con esta oportunidad, dentro de las combinaciones de la Feria de Abril, con un encierro de Ave María-Santa Ana, que no fueron a la postre, el mejor lienzo para poder sacar lo que cada uno llevaba dentro y en donde se estrellaron tantas ilusiones. Pero aún así, Alfonso Oliva Soto, demostró que su poso de torero, está en aumento, con el sabor que dan los años, ese que nos hace esperarlo desde hace más de una década. Porque el de Camas, pide más y mejores oportunidades. Y no podemos olvidarnos del temple de Ángel Jiménez que supo aprovechar la oportunidad que le brindó el toro de Virgen María que cerraba el festejo. El resto de la terna estuvo por encima de sus oponentes, pero la actitud de los toreros se estrellaba con la aptitud de los astados, bien presentados pero de desigual juego, donde debemos de destacar el capote de templado de Borja o la voluntad de Paco Lama ante, un precioso burraco que mermó sus fuerzas, tras encelarse en exceso con el caballo.
Lo triste, es que de momento, de nada ha servido que Oliva Soto o  Ángel Jiménez, aprovecharan la oportunidad y vengan pidiendo más, porque quien tiene la posibilidad de contratarlo ha preferido dejar en mano a mano el cartel que ya tenía un hueco. La tarde que era de cante grande en verdiblanco, no pasó de cante chico en el Baratillo.

Foto: Pagés/Tauromedia