miércoles, 23 de junio de 2021

Bendita normalidad

 


Desde Morón a Utrera, corrieron nuestras ilusiones el pasado fin de semana. Con un cartel de ensueño en la tierra de Villalón, con el sello de la pureza y la naturalidad, tres toreros tan a nuestras formas, Diego Urdiales de La Rioja pero con unas formas que bien parecieran de la calle Pureza, y con las dos columnas en las que hoy se sustentan el renacer del nuevo toreo sevillano, Juan Ortega y Pablo Aguado, todo estaba de cara para una tarde de cante grande, que ya se palpitaba en la hostelería de Morón, desde Casa Pepe al Villalón pasando por Cal Viva, donde desde hacía días no se admitían reservas para quienes llegaban buscando un sitio para comer antes de los toros. Lástima, que nuestras quimeras de sobremesa se estrellaran con la realidad de una corrida podrida de Juan Pedros y Murubes, aunque tras tanto tiempo de barbecho nos supieran a gloria misma el ramillete de verónicas de Diego Urdiales o las de recibo de Juan Ortega o los detalles de Aguado… Aún así bravo por José María Garzón, que ha dado ya más toros en Morón en una temporada que lo que se había dado en los últimos años.

Casi 24 horas más tarde, en Utrera, un cartel de toreros sevillanos que merecen más oportunidades abrían las puertas del coso de la Mulata para devolvernos a una casi normalidad que tienen tanto que decir, con nuestro Rafa Serna, Alfonso Cadaval y Ángel Jiménez, este último en su segunda corrida de toros desde que tomara la alternativa en Sevilla en el San Miguel de 2019. Como decían los antiguos sólo quien tiene el duro puede lanzarlo y Rafa Serna cuajó una gran tarde de toros, con el altavoz de las cámaras de Canal Sur.

Y para rematar el fin de semana la faena de ensueño de Pablo Aguado en Granada, llenando de sevillanía el Generalife y cuajando un vergel de torería en los carmenes taurinos y Morante y su  pundonor, lleno de sabor de otros tiempos, desde el mismo paseilllo hasta para marcharse de la plaza.

Bendita normalidad que es antesala del verano que hoy comenzamos, para el que ya se anuncian carteles para soñar y para estrenar ilusiones taurófilicas que habrán de llegar…

(Foto: Pedro Molina)

Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 21/06/2021 

lunes, 17 de mayo de 2021

Los tiempos

 


Escuchábamos hace años en una tertulia que mezclaba toros y medios de comunicación, que uno de los motivos por los que la televisión podría empezar a darle la espalda a la fiesta podría ser, entre otras cuestiones, la duración de los festejos con desmedida faenas repetitivas e insulsas de “tropocientos pases” donde la técnica había ganado a la emoción, que solo invitaban a que el televidente, cliente real a quien se destinaba el producto, tomara su mando a distancia y cambiara de canal. Esta opinión, coincidía con la de cierta figura atemporal del toreo, que contaba la anécdota de que su afición desmedida había terminado por evitar ver en ocasiones las corridas por televisión, porque terminaba aburriéndose, haciendo alusión a cierta ocasión en que llegó a levantarse a tomar un café en medio de una faena y cuando al cabo del tiempo volvíó, seguía el mismo torero con el mismo toro…
Todo esto viene a colación de los tiempos actuales de la tauromaquia, donde la televisión apenas es una quimera de pago, o reducido a un par de canales autonómicos, que se las ven y se las desean para meter publicidad, mientras que los festejos están en nuestra opinión  mal gestionados con numerosos tiempos muertos, unos obligados por las circunstancias de la lidia y otros a veces buscados en momentos que se le podría dar más celeridad al festejo.
Sobran hoy día faenas largas, e insulsas, por lo que cuando llega una faena corta pero cargada de verdad, toreando despacio, se valora mucho más. Quizás podrían entenderse que esto ocurriera en tardes en las que toreran matadores con pocas oportunidades, pero no cuando estos hechos lo fomentan auténticas figuras del toreo. El toreo es cadencia, pero ésta no está reñida con una falsa impostura que rellena de tiempos muertos, momentos que deberían de ir con más celeridad.
Un festejo no puede ni debe durar lo que en la actualidad duran, y quienes gestionan la fiesta deberían de ser los primeros en entenderlo, el otro día estuvimos tres horas y cuarto en una plaza de toros, quizás el aficionado no se canse, -que ya les digo yo que también- pero el público ocasional, sentado sobre el incomodo ladrillo o el tendido de piedra,tras mas de dos horas y media pongan por ejemplo  al sol  si no se esta divirtiendo con lo que está viendo puede terminar saliendo de las plazas y lo que es peor para no volver,porque no sólo de aficionados se llenan las plazas de toros y más las de las grandes ferias.
El futuro de la fiesta pasa ciertamente por volver a la mesura, y que algunos, tan aficionados al video para ver las formas de los antiguos y revisaran como también los antiguos gestionaban con gracia una vuelta al ruedo o el dar aire a un toro entre serie y serie, que el tiempo es oro y no todo el que se sienta en un tendido tiene más paciencia que el Santo Job.  

Foto: Miguel Angel Salas /El Día de Córdoba

Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 17/05/2021 

lunes, 10 de mayo de 2021

Nuevos hércules del toreo eterno

 

Hace justo dos años, estábamos en la Maestranza disfrutando de una gran corrida de Jandilla, que pasará a la historia, por ser el descubrimiento para muchos y la confirmación para otros, de un torero diferente que entroncaba con la mejor escuela sevillana que está salpicada de toreros que tienen en la naturalidad y la gracia sus señas de identidad.

Aquel día, Pablo Aguado, ponía a cavilar a más de una figura del toreo, galleo del bú incluido, y echaba un jarro de agua fría sobre otras figuras emergentes, mientras se subía por derecho propio al tranvía de los elegidos y cruzaba en volandas la Puerta del Príncipe para contemplar a hombros la caída de la tarde en nuestro barrio de Triana…Y desde entonces la Sevilla taurina lo espera, como se vió claramente en aquella ovación cerrada antes de empezar a torear en la tarde de aquel 12 de octubre en que se cerrarían las puertas de la plaza y de nuestras ilusiones taurinas por mor de la pandemia…

Casi a la par, surgió otro torero sevillano, Juan Ortega, que aunaba igualmente la naturalidad y la gracia con la pureza del concepto y que, tras un gran 15 de agosto en Madrid en la temporada de 2019, bordó el toreo en 2020 siendo el gran referente tras las faenas de Linares y Jaén, y que ayer en Leganés a través de la televisión fue capaz de emocionarnos, con lo difícil que es que eso ocurra a través de una pantalla.

Hoy la afición suspira por ver a ambos acartelados juntos, y que Ortega y Aguado se vean las caras en una plaza de toros, pero sorprende que aparte de los pospuestos carteles de Sevilla hasta septiembre, ningún empresario haya intentado citarlos en un mismo cartel, y es que la gracia es un don que sólo está en manos de elegidos, y cuando está en las muñecas de artistas, son fuente de inspiración para que le canten poetas, para que lo inmortalicen pintores y para que los que tengan la suerte de verlos en una tarde de toros, salgan de la plaza toreando por las calles, queriendo hacer fácil aquello que para los mortales sin gracia no es que sea difícil, es simplemente no puede ser, y como dijo el cordobés Rafael Guerra, “Guerrita”, lo que no puede ser no pude ser… y además es imposible.

Juan Ortega y Pablo Aguado son los nuevos hércules de las columnas -que rematan la gracia y la naturalidad- en las que habrá de sostenerse el torero eterno que emerge de las aguas del Padre Betis.


 FOTOS: @Arjona / @DelgadoRoig 

Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 10/05/2021

lunes, 3 de mayo de 2021

Envidia

 

El Festival celebrado ayer en la plaza de toros de Las Ventas ha puesto a la tauromaquia de actualidad, y hoy como decía mi abuelo, hasta la Hoja Parroquial venía en su portada con una imagen de la Monumental madrileña, ya sea para bien o para mal.

La realidad es que ayer, se volvió a demostrar que se pueden dar espectáculos al aire libre con la distancia de seguridad, y sin que parezca que están los tendidos despoblados, quizás la cuestión económica, que es realmente el quiz de la cuestión es lo que echa para atrás a las grandes empresas de dar festejos con estas medidas y quién sabe si a algunos toreros de tirar para adelante para anunciarse, en determinadas tardes, pero la realidad es la que es, y la fiesta se desangra sin festejos, porque lo que no se ve no existe.

Pero si algo nos queda en el regusto de la tarde de ayer es la sana envidia. La envidia de ver toros en la primera plaza del mundo, aunque sea por la televisión. Y es que como me contaba un buen amigo este fin de semana, la gente está como loca por ir adonde sea, y ya vale desde ir al bar de la esquina a tomar una cerveza, ir a una plaza de toros aunque sea para un festival, por no hablar de volver pronto al Villamarín. 

Y así, se comprende que las taquillas de la Maestranza casi llegaron a anunciar que no había localidades para el estreno frustrado de la temporada, que las entradas para el festival de las Ventas se agotaran en hora y media, la gran entrada -este fin de semana- para una novillada sin picadores en Sanlúcar o que para Córdoba se haya abonado casi el 75 por ciento de las 3000 localidades puestas a la venta para los festejos de dentro de dos semanas, que bien podrían ser más si la Junta de Andalucía ya hubiera tomado alguna decisión permitiendo, bien la ampliación de los aforosbien aminorando el famoso metro y medio de la distancia de seguridad y volver a recordar eso ya tan manido, pero a veces tan olvidado en las altas esferas de que la Tauromaquia es cultura y no política, que lleva aparejada de la mano algo tan maltrecho hoy día como es el fomento de la economía.

Pero volviendo al festejo de Las Ventas bien se podría hablar de la gran faena de El Juli o incluso del toro Jabaleño que le correspondió a Manzanares o de la lección de rejoneo de Diego Ventura pero quédense con un detalle, el emotivo brindis de El Juli a un chiquillo en el tendido, en un momento que tanto nos recordó a aquel ángel llamado Adrián, sólo por este momento mereció la pena toda la polémica política que rodeó al festival. Y es que un simple brindis puede ser el bálsamo para la lucha personal de quienes se aferran a la tauromaquia para torear los toros que salen por los chiqueros de la vida.

 

Fotografía: @LasVentas 

Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 03/05/2021 


lunes, 26 de abril de 2021

Memorias de un Lunes de Pedrajas

 
Hoy debería de ser Lunes de Resaca, pero igual que la Feria ya no mantiene el formato de antes, aún hace más años que dejó de ser festivo en este día, en que en la memoria del aficionado sigue buscando los nombres de aquellos toros criados en la cuna del toro bravo. Han pasado muchos años desde aquella última corrida con el hierro de Antonio García Pedrajas, en que los toros de Guardiola, anunciados a nombre de Dña. María Luisa Domínguez Pérez de Vargas, que lucían en sus morrillos la divisa azul y amarilla.

De aquellas corridas sólo nos queda el recuerdo, la memoria de una corrida que era un evento magnífico para aficionar a las nuevas generaciones, el premio que llevaba a tantos a la primera tarde de toros de la mano de sus padres o la opción, no menos importante de ver una corrida en casa por la televisión en la que muchos descubrían por primera vez la emoción de la hoy tan denostada suerte de varas.

De aquellas tardes de los toros del Toruño, siempre te quedará el recuerdo de aquellos nombres - Guitarrero; Cartujano, Coscorrero; Campano, Barbanegra Topador,Tesorero,Topinero... que algún aficionado mayor te recitaba con la misma emoción que algunos te recitaban la alineación del Betis del 35… que el recuerdo siempre permite volver a vivir la gloria vivida.

En este año sin feria, ni toros por primavera siempre es bueno recordar aquellas tardes de resaca donde la Maestranza se convertía casi en un tentadero de machos disfrutando de como se arrancaban aquellos toros al caballo, y ahora que ya se anuncia repetir los fallidos carteles de abril para septiembre, mientras un año más nos quedamos huérfanos del mejor cartel de toros internacional, las fiestas de San Fermín en Pamplona, esas que movilizan a tanta gente alrededor del dios uro. Esperemos que las circunstancias permitan, que más pronto que tarde podamos acercarnos a esas plazas que no muy lejos – Jérez y Córdoba- ya anuncian carteles donde poder saciar con odres nuevos la sed de nuestra afición por la taurofilia.

 Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 26/04/2021  

lunes, 19 de abril de 2021

De los polvos del Puerto a los lodos del Baratillo


De las canteras del Puerto de Santa María salieron por vía marítima buscando el Río Betis los grandes bloques de piedra que conformaron desde el siglo XV la Catedral de Sevilla, la más grande de España y la tercera de la cristiandad. Y usted, estimado oyente, se preguntará que tiene todo esto que ver en un programa de toros dentro de la radio del club de las trece barras, en que quizás lo más portuense sea Joaquín y que en dicha localidad gaditana le traiga recuerdos de ese templo de la gastronomía junto a la rivera llamado “Er Beti” allí donde más de un aficionado de nuestras pasiones taurófilas y balompédicas gustan de rematar las jornadas veraniegas en amigable tertuilia tras una tarde de toros en la Plaza Real, -como ay ya no podremos rematarlas en el Baratillo en El Punto tras una tarde de toros-, que donde se ponga una buena tertulia de toros no se pone en ocasiones ni la corrida de aquella tarde…

Hoy debería de ser lunes de Feria, lunes de farolillos en Los Gordales, manzanilla fresca y paseo de caballos en la mañana del Real y un cartel de tronío en el coso del Baratillo, pero ni lo uno ni lo otro tenemos, en estos días en que todo el mundo es taurino aunque sólo sea por acordarse de la dirección de la caseta, y con los zapatos llenos de albero no es extraño escuchar vamos a Chicuelo 49, a Gitanillo de Triana 91 o a Juan Belmonte 39…

La vida en estos días, debía permitirnos recordar a toreros de la vieja escuela, como Pepe Hillo, Costillares o El Espartero o a tan actuales como el sevillanísimo Antonio Bienvenida o nuestro Curro Romero. Calles con la gracia de Joselito o el embrujo de Rafael el Gallo y llenas de arte como la de Manolo Vázquez y sus buñoleras, del quizás más desconocido Pascual Márquez y de nuestro Presidente el gran Ignacio Sánchez Mejías… Y no amigo que me escucha tras las ondas, no se me ha olvidado Pepe Luis, pero es que hay calles que de por si ya valen por si sóla toda una Feria…

Y ahora me dirá usted, que si lo del Puerto y las calles de la Feria con los zapatos llenos del polvo del albero quizás aún se me entienda menos, y es mucho más simple, hace justo una semana hablábamos en el cartucho de dos burladeros, el de la empresa y el de la autoridad competente, quizás mucho de lo ocurrido esta semana parta de los polvos que el verano pasado se levantaron tras una corrida en el Puerto y que han hecho que el Baratillo aquellos polvos se convirtieran en lodos que han terminado con una  suspensión ante la falta de entendimiento y de querer llegar a un acuerdo.

Dice la vieja sentencia popular que más vale un mal acuerdo que un buen pleito, esperemos que por el bien de todos, que por San Miguel, estos lodos sólo sean el recuerdo de un mal sueño…

 Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 19/04/2021