sábado, 25 de octubre de 2008

La copla de nuestra vida


Tras la ventana perdida del Laredo, viendo la eterna cruz de mayo sevillana, que forma la Giralda recortada en el Cielo Andaluz, veo llegar a Trinía, la de la Puerta Real y junto a ella a Mari Cruz, maravilla de mujer, quien apoyá en el quicio de la mancebía, me ilumina con sus Ojos Verdes, viernes santo, cruz a cuestas del “Jorobaito de Triana”, que trae detrás a María de la O…
La noche en lo alto, la luna que suspira por España y suena un ¡Viva el pasodoble!, las lágrimas que corren por los ojos, vereita que de tu casa a mi casa que ya cría hierba, romance de la que no tiene anillo ni fecha por dentro, miedo...
Ay, suspira una fuente, que Julio Romero de Torres te pintó a ti, Rocío ay mi Rocío, asómate al balcón que vienen los cantores de la tierra lusitana, Y de Cadiz hasta Chiclana, pasa ese barquito camino de Cartagena, de la que sale una voz con corona…
Y así ha pasado tu vida y la mía, la de nuestras abuelas, la de nuestros madres… de aquella radio de cretona,de aquel disco de pizarra, de aquel vinilo de 45 r.p.m. hasta nuestro mp4…
La vida entera es una copla, porque la copla, es parte de nuestra vida.

3 comentarios:

La gata Roma dijo...

Totalmente de acuerdo, y eso que ya me chirría que me hagan el chistecillo cantándome el romance de María de las Mercedes, copla que por otro lado me encanta… Aunque seguramente hoy me quedaría con las Dos Cruces que se clavan en el Monte del Olvido¡que copla esa!
Kisses

PEMOLITO dijo...

Ya no se oyen coplas en la calle,pero yo me las cantiñeo por dentro. La última vez que pude escuchar copla fue en La Carbonería de antes...una muchacha en el cajoncito, un don nadie al piano y la chimenea chuscando. Esas cosas se echan de menos. Ya todo es para los guiris

Dama dijo...

A mi me encanta la copla, que le vamos a hacer.
Encuentro, de Rafael de León en la voz de Gracia Montes o Enrique Montoya es la mía.
Puro erotismo entre líneas. Sensacional.