lunes, 14 de enero de 2019

La hora de América


Cuando aún andan los alguacilillos, haciendo el despeje de plaza a este 2019 y en la oscuridad tenebrosa de la Puerta Principal apenas se distinguen las primeras luces del sol reflejadas en las figuras chispeantes que se lían en los capotes de paseo, cuando  el invierno se refleja en el penacho nevado de los alguaciles, es buen momento para echar una mirada al continente americano, que es quien a estas alturas de la temporada marca la hora de la Fiesta y más en estos días en los que varios países han tenido marchas y actos multitudinarios en defensa de la tauromaquia y las tradiciones en México, Perú o Colombia.
Y es que no debemos de caer en ombliguismos, como los que contaba Chaves Nogales de la cuadrilla de Belmonte, cuando en aquellas latitudes llevaban sus relojes con el horario que marcaba el reloj de la Catedral o el de la Plaza Nueva,  pues no podemos negar las grandes figuras que a la tauromaquia ha brindado el Nuevo Mundo ni las grandes faenas que los españoles han brindado en cosos como los de Acho en Lima, la Belmonte en Quito-con su trofeo de Jesús del Gran Poder-, la Santa María de Bogotá o la Plaza México.
América es el maná taurino que alimentó a tantos toreros españoles hambrientos de oportunidades en Europa y el ultramar nos devolvió toreros cuajados que allí forjaron el poder darle la vuelta a la moneda. 
En México, se fraguó la base del toreo moderno, ese que ya había intentado Gallito, ligando tres naturales, pero que Chicuelo, - de quien precisamente este año se conmemorará su centenario de su alternativa maestrante- en el país azteca, con un toreo de menos piernas y más cintura le pondría los cimientos con faenas históricas donde revolucionaria las faenas de muleta y que tendría su cenit años más tarde con la famosa faena de Corchaíto en Madrid. 
Y es que América en general y México en particular nos ha brindado toreros que bien parecieran sevillanos, ahí están Armillita o Carlos Arruza y acogió a los nuestros con un cariño y una admiración que bien nos sorprendería, así el caso de Cagancho y su afición tan pasional, se ha entregado sin reservas al toreo grande.
América es en estos días sin duda el centro del planeta de los toros y bien haríamos los aficionados en acercarnos a la Fiesta que se ofrece en los pueblos hermanos.
Así igual, que un día México acogió a nuestros Campeones del 35, aquellos que aprendimos de carrerilla de boca de nuestros abuelos, Unamuno, Urquiaga, Areso, Aedo... hoy nos brinda la oportunidad de hacernos disfrutar de verdiblanco y oro de los primeros espadas del balompié azteca, Guardado y Laínez
Viva er Betis manquepierda!!!!

 Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 14/012019

lunes, 3 de diciembre de 2018

El fomento de la Fiesta



A propósito de las jornadas celebradas hace unos días en la Maestranza, por la Cátedra Ignacio Sánchez Mejías de Comunicación y Tauromaquia de la Universidad de Sevilla que han llegado a su X edición y que han tratado sobre los valores de la Tauromaquia y las mejores estrategias para difundirlos, y coincidiendo que en estos días se cumplen los XXV años de la Fundación de la Tertulia Taurina Universitaria y de los treinta que este curso cumplirá Aula Taurina, nos surge una reflexión sobre el fomento de la fiesta para quienes en estos tiempos y en los futuros les corresponderá tomar el testigo de la afición por la fiesta, primero como público y después como aficionados.


Es cierto que los tiempos pueden haber cambiado, y que hoy día no sea tan fácil, como por entonces, acercar la Fiesta a los jóvenes. Pero no es menos cierto que cuando por poner un ejemplo llegan las novilladas de promoción en julio, con precios asequibles y con el boca a boca,  el coso del Baratillo se llena de un público joven - puede que quizás algo festivo - que debiera ser el caldo de cultivo para el aficionado del futuro.

Quizás estén lejanos aquellos tiempos en que una figura del toreo era capaz de paralizar la vida de un campus universitario, hasta tener que suspender un coloquio, y no por la presencia de torofóbicos boicotedores, sino por qué se desbordó el aforo del salón donde habría de celebrarse el acto, o que los cursos sobre los principios básicos de Aula Taurina - que este curso ha cumplido su vigésimo sexta edición- duraban a lo largo del curso, con una afluencia de chavalería más que digna.


Aquellas conferencias y jornadas de entonces acercaban savia nueva a la Fiesta en general y al toro en particular, y fueron muchos quienes tuvieron la suerte a través de estas asociaciones de forjar una afición que hoy día, pasados los años, nos hace encontrarnos en los tendidos de lugares lejanos al Arenal. De su mano, muchos no sólo entraron por primera vez en una plaza de toros, sino que se acercaron al toro en el campo, e incluso con la creación de la ET de Sevilla los hubo que labraron una carrera, pues los hay que terminaron convirtiéndose en profesionales de la fiesta.


Llegan tiempos en los que ser taurinos debe dejar de ser un estigma y ejercer como tales, incluso si es necesario haciéndolo constar en un currículum, -como se llegó a comentar en las Jornadas de la Sánchez Mejías- porque en las manos de la afición está legar la fiesta que amamos a las generaciones futuras, porque como alguien dijo hablar de toros es incluso más divertido que ver una corrida de toros y el fomento de la Fiesta sólo puede ser llevada por quienes tienen en su mano el poder divulgar la fiesta entre los jóvenes, cuyo interés está más latente de lo que creemos. 

Desde aquí agradecemos a estos entes, Aula, Tertulia y Cátedra su divulgación por la tauromaquia a los jóvenes -y a los no tan jóvenes- en estos años y sólo esperamos que sepan poner el altavoz para que estos actos sean el perfecto señuelo para enganchar a los futuros aficionados y público en general a la fiesta de los toros. 

 Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 03/12/2018

martes, 20 de noviembre de 2018

Oliva Soto, Sevilla espera.


El triángulo formado por Alcalá, Utrera y Morón, ya no es lo que era, huérfanos del ganado de Bucaré de los Buendías, y del Toruño de los Guardiola, ahora se nos une el Cortijo de Arenales del Conde de la Maza. La tristeza nos embarga, quizás por que se cierran paginas de la cada vez más lejana juventud, aquella que inconscientes nos hacía tomar los trastos para emular aquellas tan inalcanzables cotas que veíamos tan fácil, en manos de quienes por algo serían figuras del toreo.
Decía el mallorquín, Guillermo Surera, en su excepcional obra Tauromagia, apoyándose en la conferencia de Federico García Lorca, que el toreo es ángel, musa y duende, y si alguien hemos visto en Sevilla, con ángel con musa y con duende se llama Oliva Soto.
Aún recuerdo aquel día de su debut de novillero en aquella novillada de Torrealta en la que aquel torerillo que repartía programas en la puerta de la plaza -a veces en nuestra Puerta 8- se encontraba aquella tarde de luces en la Puerta de Cuadrillas. la ilusión siempre embarga cuando hay un torero de Sevilla que sabemos de sus formas porque lo hemos visto o porque no lo han contado. 
Recordamos aquella novillada de septiembre, dos orejas y a hombros, o aquella alternativa en uno de los días más hermosos que recordamos en la Real Maestranza o aquella víspera del día de la Virgen de los Reyes con una seria y tremendamente astifina corrida de Martín Lorca en la que estuvo enorme, en la que si ay la cruz de la espada, ese vinagre que le solía amargar la faena, y que como dice nuestro vecino de localidad, sin espada no hay paraíso, quien sabe si Oliva Soto aquella tarde no se hubiera ido por la Puerta del Príncipe viendo la alta noche de Triana y en lontananza el reflejo de su Camas, O aquel toro del Conde de la Maza, que lo puso en varios carteles y en varias ferias...
Van para siete años, que estamos sin Oliva Soto en Sevilla, siete años como siete puñales de Angustias gitana, sin disfrutar del torero que puede darle a esta afición estas formas y ese querer que sólo Sevilla sabe y quiere,... 
Torero, no te podemos decir más, sabemos que cuando las madrugadas pasan, uno sólo puede aferrarse al toro de América para mantener viva la ilusión de sentirse torero. El año pasado nos regalaste 6 toros en Camas que aquello fue de lo más grande que hemos visto en mucho tiempo, y el clavo ardiendo donde aferrarnos para seguir creyendo en el torero que nos hizo soñar. 
Sólo esperamos que igual que nuestro Betis se pasó siete años en Tercera, para volver a Segunda y después a Primera, como dijo Martínez de León por boca de su Oselito, Mil veces alanceado, más nunca muerto,.. 
Oliva, Sevilla te espera, y yo te espero...

Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 19/11/18


lunes, 12 de noviembre de 2018

El binomio del arte



Quizás porque la tauromaquia y el Betis van de la mano desde mucho antes que tuviéramos un presidente llamado Ignacio Sánchez Mejías, quizás porque nuestro equipo siempre fue de Puerta Grande o Enfermería, capaz de hacer del Manquepierda más que una forma de vida, de tardes de broncas clamorosas -que ni Cagancho en Almagro- o de genio y arte en que el mejor CurroBetis poblaba de pañuelos los graderíos. Y es que simplemente el Betis es el arte.

De todo ello, nos acordábamos ayer tarde mientras las camisetas de las  13 barras hacían el mejor balompié en el templo del fútbol arte, que es el Campo Nuevo, y donde como diría Montero Galvache durante muchos minutos fue bético hasta el aire.

Así, mientras las bufandas verdiblancas lucían al viento, nos acordamos de aquella otra tarde, en que, en la misma Ciudad Condal, en la Cátedra de la Monumental, un bético, José Antonio Morante de la Puebla, bordó el toreo y una camiseta del Betis junto a una senyera cruzaron el umbral de aquella Puerta Grande a los gritos de Libertad… Y es que unir Betis, tauromaquia y Cataluña, no son una casualidad.

Aquella tarde en Barcelona, como en otros tiempos, una multitud enfervorecida se llevó a Morante a hombros por la Gran Vía de Las Corts hasta el Hotel. Como seguro en otros tiempos se hubieran llevado a los jugadores del glorioso, tras la demostración de fútbol-arte de ayer.

Permitidnos que este cartucho se dedique a esos béticos de la novena provincia aficionados a la tauromaquia, que no pueden acudir a los toros en Cataluña y que hoy lucen orgullosos su sentir futbolístico. Porque al beticismo y a la tauromaquia, los une el binomio del arte, ese que algunos boicotean cuando se representa hasta en fotografías como en el caso de Juan José Padilla -merecido Premio Nacional de Tauromaquia- o del Dalí de la Puebla. Y es que a pesar de los boicots, La Fiesta que es arte, manque algunos les pese, está viva en Cataluña.
Por ellos, béticos y taurinos, que aquel día, gritaban libertad desde los tendidos de la Sport y a los que tantas tardes abrazamos en los tendidos del Arenal, por ellos y por nosotros, por los que estamos y por los que estarán -porque Cataluña es taurina- sólo esperamos que algún día, podamos ver de nuevo a un torero vestido de Betis y Oro haciendo el paseíllo en la Monumental.

Del Cartucho de Pepe Luis en el programa Verde y Oro de Radio Betis 12/11/18
Foto: Santi Cogolludo /@ElMundo