lunes, 15 de septiembre de 2008

El fin de la frivolidad veraniega


Con el 15 de Septiembre, vuelven los uniformes y los colegios, vuelven los atascos de quienes han tenido la suerte de apurar sus vacaciones, vuelve la rutina cotidiana a la ciudad de los madrugones y el café bebido y retomamos las costumbres que muchos dejaron el ventitantos de junio…

Como nosotros no íbamos a ser menos, al caer en el calendario el día de hoy, nos hemos desprendido, más bien rasurado, de eso que cierto amigo denominó frivolidad veraniega, capaz de llenarte una muñeca de pulseras, andar durante estos meses, cuando las circunstancias lo requieren, en zapatillas de esparto y camisas por fuera o guardar cuando llegó Junio el reloj en la mesilla de noche...

Así que ya sabéis, hago público que esta mañana puse fin a mi frivolidad veraniega, esa que de haberme colocado una tiara en la cabeza, podía haber terminado formando parte de cierto sanedrín de un paso de nuestra Semana Santa…

3 comentarios:

Canónigo Alberico dijo...

afeitate guarro!!!!!

Que pareces hasta de mejor familia cuando te afeitas

Lacava dijo...

... que luego se te quedan toa las mijtas de las servilletas de papel del Rinconcillo en las barbas...

Lacava dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.