sábado, 23 de agosto de 2008

Desde la otra banda


Hay veces en esta vida en la que hay que cruzar a la otra banda, pensar que no siempre llevarás la razón y meditar el porqué de tal o cual cosa...
A veces hay que tomar la barca y cruzarte a la otra banda para ver las cosas desde otra perspectiva, y es que a veces no es lo mismo ver la vida desde dentro que verla desde la distancia.
Hoy tomo mi barca en Bajo de Guía y me cruzo al otro lado, para disfrutar y saber apreciar las cosas que la vida me ha dado, y como le leí a Caballero Bonald hace tiempo, desde esta orilla del Coto, entre gaviotas y albatros, disfrutar del presente, el cual está enfrente, en Sanlúcar, pues en esta banda, en Doñana, está lo que fuimos, nuestro pasado.

3 comentarios:

La gata Roma dijo...

Yo he cruzado alguna que otra vez desde Sanlucar al Coto, biene bien, da perspectiva…

kisses

Dama dijo...

Yo también lo he hecho alguna vez, de hecho guardo una caracola enorme que me encontré.
Siempre me ha gustado cruzar, pero hace mucho que no lo hago.
Si vuelves a escribir sobre ello, te voy a tener que obligar a llevarme...
Curiosamente, porque no suele gustarme ese tipo de música, hay una canción de "Aljiva" que se llama "En mi astillero, muero" que a los que nos gusta esta tierra, nos coge pellizco en el alma.
Gata, óyela también, si puedes.

Jose Maria Carmona dijo...

Muchas veces cambiarse de banda sirve para ver los problemas desde otra perspectiva.

Sin duda cruzar al coto es una buena manera de hacerlo.