miércoles, 27 de mayo de 2009

Triana se despide de Triana


Esta es la mañana más bella y alegre; a la par que triste; del barrio en el que un día vimos la luz primera.
Es esta mañana, en la que volveras a ver aquello que se lleva produciendo toda la vida, desde las las niñas de uniforme a las señoras, que antes también fueron niña de uniforme, que se acercan a despedir a la Virgen del Rocío antes de pasar por el puesto de frutas de Mora, como un día harán las niñas de uniformes de hoy.
Hoy verás las carpetas bajo el brazo y las gestiones inventadas para esta mañana pegarse la escapada y ver salir la carreta y volver a sentir la explosión y el júbilo del paso de la hermandad por el Altozano.
Sones del tamboril de Celedonio, los mismo que ayer fueron de Carmelo, chaquetillas blancas en las monturas y cabezas descubiertas, Triana igual que ayer, igual que siempre, que hay cosas que nunca cambian aunque cambien los tiempos y los hombres.
Sevillanas de ayer y de siempre, desde las de "Caracole descarzo va pa er Rossío..." a las de Paco Astolfi de "Una bandera y una bandera..." y aquella que es Santo y Seña, porque esta Hermandad de Gloria, Nació en la Cava, mientras pasa la carreta entre balcones colgados y calles perfumadas de romero.
Triana siempre, en San Jorge y en Castilla, la de las Salves y los cirios en la O, mientras la gente se arremolina detrás del Simpecado y hasta el Angelus en el Cachorro, nos recuerda a esa Triana profunda de los viejos corrales de la Cava en que se hablaba de Opá Cachorro y Omá Rocío.
Manos agarradas a la vara de la carreta para cumplir la promesa, por lo que sólo sabe Ella y que se cumplirá cuando la carreta llegue a la Pañoleta, y entre lágrimas y abrazos, Triana se despida de Triana...
Esa Triana que subirá la Cuesta, para llegar a ese arrabal trianero que se llama Castilleja y en donde Triana es más Triana que nunca, que al fin y al cabo Triana siempre fue una prolongación del Aljarafe, se despedirá de esa otra Triana que con lágrimas en los ojos volverá a cruzar hacia el Patrocinio con el único consuelo de una matita de romero de la carreta entre las manos.
Esa misma Triana que una semana más tarde volverá, cuando el sol de un jueves de primavera ya busque el Cerro de Santa Brígida y con las primeras luces del anochecer vuelva al barrio que la espera...
Pero la Triana que se queda esperando irá al camino, prendida, cual exvoto en formas de corazones, de la Virgen Chiquitita, que Ella, aunque deje el Barrio por unos días no se olvida, de quienes se quedan soñando con su vuelta.
Estas son las cosas de Triana, casi doscientos años de Rocío llenando de alegrías los caminos, , tan distinta, tan suya, tan eterna. Triana, igual que ayer, igual que siempre...

3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Pepe Luis dijo...

Los cobardes que utilizan el anonimato no tienen cabida en este blog.

Cualquier comentario no firmado al menos con un nick, podrá ser borrado.

Canónigo Alberico dijo...

quiyo que has quitao los comentarios? no dejes que los anonimos te ganen, y enhorabuena por el aniversario q arriba no te lo he podido decir