domingo, 21 de junio de 2009

Al compás de tu latido


No has llegado aún, pero tu presencia ya se intuye entre nosotros, no hay conversación en estos días en que no estés presente ni momento en que no estés en nuestro pensamiento.
Hoy nos afanamos en buscarte el cochecito, que prometemos firmemente no sacar el Domingo de Ramos, en saber de ese vestuario lleno de lazos, que andan confeccionándote esos que tanto ya te quieren y que sueñan con verte crecer.
Sólo hemos escuchado tu latido y desde entonces toda nuestra vida gira alrededor de su compás, porque cuando este verano que hoy comienza llegue a su fin, posiblemente ya estarás con nosotros, llenando de dicha nuestras vidas.

3 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Hoy he sentido la alegría de ver esta entrada que por, lo que quiera que sea, no me la había actualizado el blog.
És imposible que quien haya escuchado ese latido diga que eso no es un ser humano, como dice nuestra querida Ministra de Igualdad, yo tendré siempre presente en mis oidos los primeros latidos de mis hijos escuchados en la penunbra de la consulta de D. Carlos Cobos.
Otro motivo de alegría es que hayas abierto la posibilidad de comentarte y por tanto demostrar que es más fuerte tu libertad que la de los indeseables que trataron de fastidiarte.
Un abrazo y felicidades por ambas cosas.

sevillana dijo...

Que suerte el porder escuchar el latido de un corazón que empieza a vivir, yo por desgracia nunca lo podré escuhcar.
Me alegro que hayas solucionado lo de los comentarios.
Besos y felicidades también para la mamá

Glauca dijo...

Felicidades.