martes, 3 de noviembre de 2009

El legado que se transmite


Hay cosas en esta vida que no se aprenden, hay cosas en esta vida que bien parecieran que vienen con uno desde que quizás andábamos en el seno materno o quien sabe si desde mucho antes, y así vemos que hay amores que se transmiten por generaciones desde lo más profundo de nuestro ser .
María, fue llevada en brazos de sus padres por primera vez al Rocío, con motivo de la Peregrinación de Triana por Todos los Santos y allí fue mimada y admirada por muchos, bendecida por un viejo cura rociero del que seguro un día cantará su sevillana de los poemas de los juncos del Quema, y presentada a la Virgen marismeña, como una trianera más... todo eso podría pasar desapercibido si no fuera, porque vaya usted a saber porque, se quedó placidamente dormida agarrada al cordón verde de la medalla de la Virgen.
Casualidades, podría ser, pero nos gusta pensar que a veces en estos pequeños detalles hay mucho más que simples casualidades y es que ya María empieza a sentir como propio ese legado, lleno de fe y esperanza, que sus padres le van dando cada día.

4 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Nuestros hijos tienen plena confianza en nosotros desde que nacen y de ahí nuestra responsabilidad hacia ellos.
Si hiciéramos la prueba y le brindáramoss coger algo malo lo haría, aunque fuese con algo tan bello como una rosa con su lacerante tallo; vosotros habéis sabido ofrecerle, agarrarse al cordón de una medalla de una Hermandad del Rocío. Cuando sea mayor y lo recuerde os agradecerá siempre haberle inculcado a usar ese bendito asidero y a lo que de verdad representa para un rociero, la Mismísima Señora.
Un abrazo

Humilladero y FotoBlog Humilladero dijo...

Qué lección de magisterio el ir transmitiéndoles los sentimientos...

dama dijo...

Lo que ellos vean ahora, será fundamental para el futuro, en todos los aspectos.

Moe de Triana dijo...

Y que siempre esté con ella.

Un saludaso.